carepato

El ascenso

En 1989 el club vivió uno de los momentos más importantes de su historia, una situación anómala es cierto, ajena a la rica historia de Universidad de Chile, pero que fue el corolario de muchos errores dirigenciales y que terminaron con la “U” en la segunda división del fútbol profesional chileno.

No es objeto de este blog enjuiciar deportivamente a Pellegrini por su responsabilidad en el descenso de la “U” (merece post aparte), pero antes de meternos de lleno en el campeonato del 89, contextualicemos un poco lo que fue el fin de temporada 1988.

Había 3 equipos que llegaron a la última fecha con posibilidades de descender: Unión Española, O´Higgins y la “U”. El cuadro del “ingeniero” llegaba con las mejores posibilidades puesto que tenía un punto más que sus rivales y recibía de local a Cobresal, en cambio Unión tenía que visitar a la uc en San Carlos de Apoquindo, y Ohiggins se trasladaría a Talcahuano para medirse con Huachipato.

“Curiosamente” Unión goleó a la Católica y O´Higgins (Que aún no era “el capo) venció a un Huachipato que no había perdido en todo el año como local. La “U” en todo caso dependía de sí para salvarse del ajeno descenso. No pudo, y sólo empató con Cobresal sellando una fatal campaña que la condenó a descender de categoría y firmar la hoja de la historia más triste.

La gente no abandonó el estadio, quizás viviendo un trance, quizás esperando la voz de los parlantes del estadio anunciando que todo era una broma y ahora comenzaba el partido de verdad. Es que ciertamente nadie pensaba o seriamente daba crédito a que la “U” pudiera descender, era una pesadilla, un castigo irracional, bah..

En el verano del 89 varios dirigentes presentaron un proyecto para que el Torneo de Apertura (Similar a Copa Chile) tuviera dos ascensos y así beneficiar a la “U” para que pudiera ascender rápidamente y jugar en primera ese año. Sin embargo, por un voto fue rechazado y definitivamente ese año el equipo azul jugaría en segunda división.

El equipo en ese apertura fue dirigido por Leonel Sánchez, y mezcló equipos de primera y segunda. Para entender un poco de los días amargos que vivía la “U” por entonces, en el clásico frente a Colo Colo, no sólo perdió por 4 a 0, si no que un tiro libre del argentino Sergio Díaz dejó el balón en el ángulo enganchando con la malla y desde el sector sur del Estadio Nacional, se veían a lo lejos algunos defensas de la “U” saltando para liberar el balón, triste.

La decisión de Mosquera

El Presidente Mario Mosquera, hombre de derecho y muy identificado con la casa de estudios, siendo Presidente de Corfuch ese año, decidió relevar a Leonel como director técnico, y contrató a Luis Ibarra, hombre azul por excelencia y que ya había tenido experiencia como técnico del primer equipo.

Ibarra fue resistido en un comienzo porque la gente quería a Leonel como técnico. Esta resistencia creció por el negativo comienzo que tuvo la “U” en el torneo de ascenso.

En el debut y en un diluvio en Curicó, la “U” cayó por 2 a 1 frente a los locales. Empate de local frente a Puerto Montt (Con silbatina generalizada) otro empate en Osorno por el mismo marcador.

El momento más difícil se viviría el 9 de julio de 1989 en el Estadio Santa Laura, perdió 0-3 frente a Colchagua. La gente sentía que el equipo no estaba comprometido, la prensa era más benigna y entendía que el equipo no se acostumbraba a una división donde el juego brusco y las malas canchas abundaban.

Así como muchos dicen que el punto de partida de la era Sampaoli partió frente a Colo Colo luego del gol de Rivarola en el último minuto, el camino a primera comenzó en ese mismo Santa Laura un día sábado de julio cuando la “U” venció al rival que más dolores de cabeza le daría, Magallanes. Un justo 3 a 1 con goles de Olguín, Mondaca y P.P.Díaz.

A mitad se semana en el Estadio Nacional y con un diluvio el equipo de Ibarra se impuso 2-0 a General Velásquez. El equipo tomaba vuelo y vencía a Temuco en la entonces novena región con gol del “Cepillín” Olguín.

El equipo demostró toda su mística cuando logró un trabajado empate en la zona del carbón frente a Lota, aguerrido 2-2 con muchos problemas para los hinchas de la “U” que viajaron junto al equipo.

Dos victorias consecutivas como local frente a Ñublense (1-0) e Iberia (3-1) le significaron lograr el primer lugar de la tabla. La gente comenzaba a ilusionarse con la vuelta a primera por la mejoría del equipo a partir de la llegada de Severino Vasconcellos.

Último minuto del partido y la “U” volvía a perder en Linares frente a los locales, lanzamiento de esquina y aparece Horacio Rivas para de canilla empujar el balón al fondo de la red. Premio a la entrega para este defensor que se convirtió en un símbolo.

Comenzaba la segunda rueda y los azules se desquitarían de la derrota del debut con Curicó 2-0, con un gol del “Negro” Díaz (Un excelente central que prefirió jugar en el ascenso) y Marcos Fajre que se convertiría a la postre en el goleador del equipo.

Cuando todo marchaba muy bien para la “U”, al tope de la tabla y con mucha efervescencia por la buena campaña, vino una derrota inesperada en Santa Laura frente a Osorno, 1-2 fue el marcador y fue un llamado de atención para no sentirse campeones antes de tiempo.

La “U” viajaría a San Fernando donde se tomaría revancha de la fea derrota en el Santa Laura y vencería al local por 1 a 0, con gol de P.P.Díaz.

Dos empates seguidos aparecieron en el horizonte azul, con Magallanes (1-1) en el Nacional y el mismo marcador en su visita a San Vicente de Tagua Tagua frente a General Velásquez.

El 8 de octubre los azules volvieron a la victoria luego de ganarle a un difícil Deportes Temuco por 3 a 2.

Laja fue testigo del 1 a 1 entre Iberia y la “U”. La próxima fecha viajaría aún más al sur para empatar con Puerto Montt 0 a 0

La siguiente fecha sería el partido del “Loco” Fournier quién atajó tres penales en la victoria de 5 a 0 sobre Lota.

Frente a Ñublense en el Nelson Oyarzún, la “U” tuvo a once guerreros que revirtieron un 0-1 para llevarse una victoria de dos tantos a uno, con dos goles del gran Héctor Hoffens.

La “U” estaba imparable y vencía cómodamente a Linares en el Santa Laura por 3 a 0 y con esto terminaba la fase regular como puntero de la zona sur.

u-2da

Comienza la liguilla

No obstante los ripios del inicio, la “U” pudo entender que ya no estaba en primera, que las canchas eran de por sí malas, que había que sumar el factor climático y que por sobre todas las cosas, entendieron que debían defender una camiseta en su momento más oscuro.

El primera rival fue Iberia, un 2 a 0 con goles de Fajre y Vilches.

Cuando el inicio era ideal para los dirigidos por Luis Ibarra, vinieron dos dolorosas derrotas: Primero, en el Parque Schott. 0-3 frente a Provincial Osorno. Y en un Santa Laura repleto los azules cayeron por 2 a 1 frente al terco Magallanes.

Los fantasmas rondaban El Sauzal (Lugar de entrenamiento de la “U” en la época) y el fervor inicial en la liguilla daba paso a la preocupación y los agoreros ya opinaban que al menos dos temporadas debía pasar la “U” en Segunda División, porque le costaría la adaptación.

El equipo estaba presionado, pero se levantó con una victoria de 3 a 0 sobre Curicó con goles de Olguín (2) y el interminable Hoffens.

El triunfo sobre Puerto Montt como visitante por la cuenta mínima reforzaba la levantada y significaba el cierre de la primera rueda de esta liguilla.

0-0 con Iberia en Laja (No se pudo jugar en Los Ángeles) y triunfo por la cuenta mínima sobre Osorno.

El 7 de enero de 1990 se jugó el partido de verdad frente a Magallanes, el que marcaría el ascenso, el que determinaría el futuro de la “U” en la división y que se jugó en jornada doble (De fondo lo harían Colo Colo y Unión Española).

En el sector sur del Estadio Nacional no entraba ni una aguja, la gente contenía en sus gargantas un año de frustración, un año de acompañar orgullosamente a su equipo, un año que nunca tuvo que ser un año.

Primer tiempo disputado hasta que aparece Marcelo el “huacho” SIlva, ese hombre que vino desde Temuco como tantos próceres azules para hacer eterno el grito de gol de tantos azules repartidos por el país y que seguían atentos este partido.

Cuando se jugaba el segundo tiempo, vendría un lanzamiento de esquina y Severino Vasconcellos se elevaría más que todos para marcar el segundo tanto, ese que hizo llorar a más de un hincha azul que abrazaba su bandera con más pasión que nunca, que no le importó la burla del envidioso archirrival que no entiende que esto no pasa por títulos, que es amor y punto.

Termina el partido y la “U” ya tiene un pie en la división de honor, los jugadores cantan y saltan en la pista de rekortán dejando atrás un año duro, una temporada pesada en todo sentido y donde gracias al aporte de grandes referentes como Fournier, Rivas, H.Díaz, Reynero y el “Chico” Hoffens lograron formar un equipo de hombres, un equipo donde sabían que no tenían ningún jugador extraordinario que podía ganar solo un partido, pero que la suma de todas esas voluntades podían formar un equipo fuerte, un equipo que se hiciera respetar.

Luego de este partido tiene lugar la foto de Horacio Rivas arriba de la reja mostrando su camiseta como una ofrenda a una hinchada que había sufrido ese descenso, tal como él y que en ese momento ponían las cosas en su lugar.

El ascenso definitivo tuvo lugar en Curicó, justamente done partió la temporada, 3 a 0 el resultado final y un millar de personas invadieron la cancha para levantar a once guerreros que dieron todo para devolver a la “U” a primera y lo lograron con humildad y con muchas ganas.

Mi relato necesita detalles ciertamente, pero quise recordar este episodio porque entiendo que este equipo no es lo suficientemente reconocido por el pueblo azul, un pueblo que jamás ha renegado por el paso de la “U” por segunda, no es motivo de ofensa, no es causal de verguenza, al contrario, es un orgullo poder haberse levantado y que la gente jamás abandonó al equipo en esta instancia tan dura.

Viva la “U”!

u-segunda-division

 

Plantel Utilizado

JUGADOR

POSICIÓN

NACIONALIDAD

MJ

PJ

PT

PL

EX

Fournier, Eduardo

Arquero

Chileno

2880

32

32

0

0

Rivas, Horacio “Car’epato”

Defensor

Chileno

2880

32

32

0

0

Reynero, Roberto

Defensor/Volante

Chileno

2310

27

27

1

1

Fajre, Marco

Delantero

Chileno

2210

27

27

11

0

Díaz, Héctor

Defensor

Chileno

2135

25

24

1

1

Díaz, José

Defensor

Chileno

2120

24

24

1

1

Vasconcelos, Severino

Volante

Brasilero

2100

25

25

4

1

Olguín, Cristián “Cepillín”

Delantero

Chileno

2016

25

22

3

0

Valenzuela G., Luis

Volante

Chileno

1949

25

22

4

0

Hoffens, Héctor

Delantero

Chileno

1803

26

20

3

1

Cisternas, Carlos

Volante/Defensor

Chileno

1765

23

20

3

0

Mondaca, Orlando

Volante

Chileno

1391

27

12

5

0

Silva, Marcelo

Volante

Chileno

1372

19

17

7

1

Vásquez, Ricardo “Pituco”

Defensor

Chileno

1080

12

12

0

0

Rodríguez, Alejo

Delantero/Volante

Chileno

978

14

13

6

1

Díaz, Pedro Pablo

Delantero

Chileno

955

18

8

0

0

Musrri, Luis

Volante

Chileno

557

9

6

2

0

Vílches, Hugo

Delantero

Chileno

508

10

5

1

0

Castec, Sandrino

Delantero

Chileno

504

6

6

2

0

Valenzuela L., Luis

Defensor

Chileno

330

4

4

1

0

Madrid, Gonzalo

Defensor

Uruguayo

275

4

4

2

0

Vergara, Álvaro

Delantero

Chileno

92

2

0

0

0

Díaz, Raúl

Arquero

Chileno

90

1

1

0

0

García, Alejandro

Volante

Chileno

80

2

0

0

0

Peña, Hernán

Defensor

Chileno

45

1

1

1

0

MJ = Minutos Jugados; PJ = Partidos Jugados; PT = Titular; PL = Lesionado; EX = Expulsado.e

Estadísticas: http://www.chuncho.com

 

 

 

 

 

 

 

Vacaciones anticipadas en la “U”

 

Imagen

Luego de la derrota frente a Audax Italiano por la cuenta mínima el último fin de semana, Cristián Romero fue consultado en consideración a su decisión de no utilizar jugadores que no tuvieron el peso de la campaña en el torneo anterior o derechamente utilizar juveniles como lo han hecho otros equipos. El técnico azul respondió que la política del club era “Poner lo mejor que tengo” y jugar la Copa Chile con todo.

Sin embargo, a pocos días de lo declarado por “Relojito”, este viernes 23 de mayo nueve jugadores saldrán de vacaciones, entre los que destacan Osvaldo González, Gustavo Lorenzetti, Matías Caruzzo y Roberto Cereceda e Isaac Díaz. Aunque el “Toro” pedirá seguir jugando en atención a que pueden ser sus últimos partidos con la camiseta azul. (México sería su próximo destino)

Es decir, el sábado frente a Magallanes en el Estadio Santa Laura, Romero improvisará un equipo con lo poco de plantel que le queda considerando que además de los jugadores que tendrán vacaciones, hay que sumar lo que están en Francia con la selección sub 21.

Rodrigo Tello está en Chile

El ex volante azul está en Santiago y se reunirá en los próximos días con gente de Azul Azul, a diferencia de lo ocurrido el año pasado cuando estuvo a punto de llegar a la “U”, esta vez existe interés en ambas partes para que Tello vuelva al club luego de 14 años en el extranjero.

 

 

El Relojito

Cuando la regencia de Azul Azul anunció el cese de funciones de Marco Antonio Figueroa, mi alegría por tal decisión (no necesito especificar el porqué, los resultados y su forma de manejar el equipo hablaron por si solo) se vio opacada por la designación de Cristián Romero.

“Claro todos somos generales después de la batalla” deberá pensar usted y con razón. Sin embargo, mis aprehensiones con Romero pasaban por algunas certezas y un par de prejuicios. Estaba cierto que El “Relojito” sería un funcionario obediente, de hecho él mismo ha señalado casi con orgullo su calidad de trabajador y sólo le falta contarnos que en su casa tiene un cuadro con su foto y el reconocimiento del mes. Esto no es antojadizo, en su presentación como técnico, cuando se le pregunta por refuerzos, respondió: “Don José me dijo que no, que está cerrado el tema”. Saque sus conclusiones

Lo otro claro era la nula experiencia que tenía Romero al trabajar con adultos, y su única campaña al mando de un equipo (Osorno) no fue de las mejores. Mi prejuicio es por la escuela de Salah que profesa, escuela nefasta que forma buenas personas, pero no buenos profesionales y ¿resultados? ni hablar, es cosa que contemos los años que el gurú de esa escuela no sale campeón, 24 años.

La otra alternativa que tenía Yuraszeck era la dupla Musrri – V.Castañeda, pero ellos pidieron al menos un año de contrato y la idea que tenía AA era un técnico de parche para estos 6 meses y luego elegir uno de jerarquía internacional. 

Entonces prefirió a Romero, ya sea por gusto personal, o porque sería manejable, pero lo eligió y lo quemó. Claro, porque si realmente le interesaba ganar algo este semestre y blindar de alguna forma al tipo que se inmolaría, al menos debió suplir la partida de Charles Aránguiz y reforzar un equipo que el semestre anterior había sido eliminado de la Copa Sudamericana, fuera de la pelea del torneo tempranamente y la derrota en los dos clásicos. Entonces si frente a ese panorama se decide traer sólo a dos refuerzos (Categoría mundial los bautizó Romero) la idea de AA entonces era dejar pasar este semestre sin ambición de nada.

¿Por qué le fue mal a Romero?

Hay culpas compartidas, pero el técnico tiene responsabilidad en cuanto a su escasa experiencia al tratar a un camarín que venía mal desde la época anterior, con jugadores que no estaban cumpliendo las expectativas por las cuales se les contrató. Por sus pocas variantes tácticas en los diferentes partidos que dirigió, por su exasperante ausencia de pasión tanto cuando dirige, como cuando declara. Sumemos que nunca se “creyó el cuento” y siempre se asumió como una medida de parche”, por ende su autoridad siempre estuvo en duda dentro de ese plantel.

Factores externos, sin duda, la nula capacidad del Directorio de AA para invertir en un plantel que jugaría la Copa Libertadores más accesible de los últimos 30 años. La ausencia de referentes, si atendemos a que Johnny Herrera tuvo muchos problemas de índole personal y que además estuvo muchos partidos fuera del equipo por lesión, sólo estaba José Rojas, que como gran parte del equipo tampoco tuvo un buen semestre y en el último tramo también se vio también afectado por un tema personal. Para el que dude de la importancia de los referentes, le recuerdo que en el equipo de Sampaoli estaba Johnny, Marcos González, Pepe y Diego, sumados a tipos con mucha experiencia como Marino y Conde. Por último lo más importante, un plantel que sólo estuvo motivado cuando jugó Copa Libertadores y el clásico frente a Colo Colo y que no respondió bajo ningún punto de vista a lo que se esperaba de el.Imagen

Se acaba el proceso de Romero y todos se lavarán las manos con su campaña, sin asumir no sólo que deportivamente el semestre fue nefasto, también sepultaron la carrera de un buen tipo como Romero, quién por ser un empleado obediente, asumió un fierro caliente sin estar preparado para ello y menos mal que el hincha azul en general ha comprendido la situación y salvo algunos forofos, no lo han llevado al paredón como si lo hubieran hecho con cualquier otro técnico que no perteneciera a la familia azul.

A esperar por Lasarte que al menos en teoría tiene la personalidad necesaria para imponerse en un camarín que así lo necesita y también -roguemos- por una regencia que pueda invertir para potenciar un equipo que sólo se quedó en promesas.

 

 

Gustavo Lorenzetti: “La gente tiene que entender que este no es el equipo del 2011”

Imagen

Nota: La siguiente entrevista fue realizada hace un mes aproximadamente para la revista “Todos por la “U”, entonces no hay temas sobre el clásico y la eliminación de Copa Libertadores. Lo hago presente para que contextualicen el momento y la subo por lo interesante de sus respuestas.

 

Gustavo Lorenzetti, el duende azul.

“La gente tiene que entender que este no es el equipo del 2011”

Fue uno de los cuatro refuerzos que llegaron luego del recordado título del  Apertura 2011. En sus primeros seis meses no sólo marcó varios goles, también ganó un título nacional y levantó la primera Copa Internacional del club

Lorenzetti llegó con sólo 21 años a Chile para probar suerte en Coquimbo Unido. Proveniente de una de las ciudades más futboleras de Argentina,  Gustavo hizo todas las inferiores en el club de sus amores: Rosario Central. Luego de una buena temporada con los piratas, el volante fue cedido a préstamo por su equipo argentino a la Universidad de Concepción donde se consolidaría hasta llegar a la “U” de Jorge Sampaoli.

¿Cuál es el balance que haces de tu estadía en la “U”?

Muy positivo, positivo porque hemos conseguido títulos importantes a nivel nacional, una Copa Chile venciendo a la Católica por lo que significa un clásico y el título más importante que va a quedar en la memoria de todos en el club, la Copa Sudamericana, Copa que se ganó con gran fútbol  y muy superior a todos los rivales que enfrentamos

¿Pensabas en ganar esa Copa?

Nosotros empezamos como un equipo más, sinceramente en el arranque nunca pensamos en ser campeones, pero hubo un momento clave: el partido en Uruguay frente a Nacional, ahí sentimos que estábamos para cosas importantes y lo ratificamos en Brasil ante el Flamengo de Ronaldinho, entramos en confianza y nadie nos puro parar. Fuimos justos campeones.

¿Qué significa Jorge Sampaoli en tu vida?

Mucho, fue el técnico con el que más aprendí, con el técnico que más cómodo me sentí adentro de una cancha,  me enseñó a jugar en distintas posiciones a por ahí a variar mi forma de jugar en varios partidos, aprendí mucho en lo táctico y en lo futbolístico, así que siempre estaré agradecido de Jorge porque aparte fue con el técnico que llegué al club.

Curiosamente Sampaoli impidió que fueras transferido

Sinceramente no sé bien como fue, no sé si fue él o fueron los dirigentes, pero la verdad es que por algo pasan las cosas, hubo una oferta de Cruzeiro, pero no se dio, pero bueno no estoy arrepentido porque viví cosas muy lindas en el club y siempre estaré agradecido a la gente que trabaja acá, a mis compañeros que me hacen pasar el día a día muy grato, seguimos peleando cosas y se disfruta mucho estar en una institución tan grande como la “U”.

¿Por qué ha sido tan difícil la transición post Sampaoli?

Porque después de una etapa de tanta gloria es difícil mantenerse en el éxito. Primero, se fueron jugadores muy importantes, por algo Edu Vargas vale lo que vale, Charles Aránguiz, Marcelo Díaz y te puedo nombrar todos los de ese equipo y son difíciles de reemplazar, son jugadores de selección que están a punto de disputar un mundial. Luego adaptarse a un nuevo sistema de juego, por ahí no nos pudimos sacar el cassette de Jorge y por ahí el técnico nuevo quiere otra cosa entonces en una etapa de transición que uno sabía que podía pasar y pasó, ojalá recuperarnos y darle más alegrías a la gente

¿Pesa también que el mismo medio siempre diga que la “U” tiene el mejor plantel de Chile independiente del técnico que esté?

A veces vos podes tener los mejores jugadores y no siempre vas a ser el mejor equipo, a nosotros nos ha costado encontrar el equipo, sí tenemos una gran calidad de jugadores y no hemos podido encontrar el equipo en esta etapa, y eso es lo que hay que buscar y es lo más importante, por eso nosotros logramos tantas cosas anteriormente, ojalá encontrarlo rápidamente para no seguir perdiendo el tiempo, la materia prima está y tenemos un técnico con mucha hambre de seguir aprendiendo y de ganar cosas, esperemos que el próximo semestre sea mejor para nosotros

¿Te pareció injusta la salida de Dario Franco?

Yo creo que hubo un poco de injustica con Dario, estuvo un poco más de seis meses, el primer torneo se peleó hasta la penúltima fecha y se ganó un título, luego de tres partidos en el segundo semestre es despedido, fue un poco injusto, Dario pagó la ida de Sampaoli, se le exigió jugar como Sampaoli con otros jugadores y nos costó captar ese mensaje, la responsabilidad también es nuestra por supuesto.

Lo que quizás le pasó la cuenta fue el hecho de haber sido eliminado en primera ronda de la Copa Libertadores

Sí, por ahí eso le pasó la cuenta. El partido clave fue con Olimpia de local que no se planteó de la mejor manera y creo que eso motivó el despido más adelante, así y todo el equipo consiguió un título frente a un clásico rival, te digo fue injusto.

Esa Copa te trajo en todo caso una alegría especial, el triunfo en el Marcelo Bielsa

Fue un partido especial para mi, soy de Central de chiquito y enfrentar a Newells y ganar fue una de las victorias que más disfruté en mi carrera, fue especial porque nunca jugué contra ellos en primera división, sólo había ido con la reserva a ese estadio. Ganamos y sobre todo en el primer tiempo hicimos un gran partido.

Charles Aránguiz declaró luego de ese partido que no estaba acostumbrado a jugar así, que él quería atacar siempre

Sí porque Newells en el segundo tiempo nos arrinconó contra nuestro arco, ese era un gran equipo en ese momento, piensa que después llega a semifinales de la Copa y en Argentina salió campeón, era un gran equipo repito y nosotros mostramos otra faceta que no veníamos mostrando antes que era defender y supimos hacerlo, para ganar la Copa también hay que saber defenderse.

Quizás el hincha de la “U” integró a su ADN la visión de fútbol de Sampaoli

Sí, por eso te digo, Dario llegó a la sombra de Sampaoli, pero no sé si la “U” jugó siempre así eh, yo vi jugar a Pelusso  de otra forma en la Copa Libertadores donde llegaron a semifinales y es válido, lógicamente a mi me gusta atacar en todas las canchas y ser protagonista, pero a veces no se puede.

Poco antes de la partida de Franco, partió un buen amigo tuyo

Sí, el Guille (Marino) es un fenómeno, la verdad es que antes que llegara a la “U” lo putee cuando usaba la camiseta de Newells (ríe). Fue uno de mis grandes amigos junto a Matías Rodríguez, sí, en el día a día me afectó porque era una persona increíble, se manejaba muy bien en el grupo y aportaba mucho en lo futbolístico, por cosas que tiene el fútbol se tuvo que ir

¿Aún tenía para aportar en la cancha Marino?

Yo creo que Guille lo demostraba dentro de la cancha, pero es una decisión que tienen que tomar los entrenadores, los dirigentes y ahí yo no me puedo meter tampoco

¿Cómo podrías evaluar la etapa de Marco Antonio Figueroa?

Sinceramente creo que se inventó o se agrandó mucho más de lo que realmente pasó. Marco tuvo muchos problemas con la prensa y eso lo sabíamos, si jugábamos bien, para la prensa éramos regulares, y si jugábamos mal, para la prensa éramos un desastre. Entonces tuvimos esa presión extra que nos perjudicó mucho y que no nos pudimos sacar.

¿El que enfrentaba a la prensa era diferente al que ustedes trataban en el día a día?

Sí, con nosotros era distinto y él mismo lo decía, ya me van a conocer que acá adentro soy una persona y para la prensa soy otra, era su forma de proteger al grupo, su forma de ser y de defenderse y yo respeto esa forma de ser y después si lo comparto o no es otro tema. Y en lo futbolístico no puedo decir nada porque fui uno de los que más jugué.

¿Nunca comprendieron lo que MAF intentaba plasmar?

Sí, un poco de todo, acá no sólo los técnicos son los culpables, los jugadores también, hay momentos que no rendimos lo que tenemos que rendir o el nivel no es a la altura de lo que es el club, son etapas y no ganamos partidos que debimos ganar. Hay una cabeza de grupo que pagó y en este caso fue la de Marco.

Da la sensación que en la “U” sólo importan los resultados. No hay respeto ya por los procesos

En los equipos grandes mandan los resultados, es difícil y hay que tener mucha personalidad para que hoy un dirigente aguante un proceso que no de frutos en los primeros seis meses, por eso te digo que me dolió lo de Darío porque igual consiguió un título, quizás a largo plazo las cosas hubieran sido diferente, pero bueno no se pudo, el club vive de títulos y resultados y lo entendemos

¿Qué impresión te dejó Cristián Romero luego de su primera charla como técnico?

Una muy buena impresión, un tipo con una humildad enorme con ganas de aprender y ayudarnos, habló de la confianza que habíamos perdido. Creo que esa charla fue muy importante y me dio esa impresión, un tipo humilde y muy capaz pese a no tener tanta experiencia

Es curioso que los rendimientos en Copa Libertadores y en el torneo nacional sean tan opuestos.

Sí, no hemos sido regulares en el torneo nacional y hemos quedado lejos de la punta. La Copa Libertadores es un torneo diferente donde no nos conocen los rivales como acá y no debería ser así, pero es otra motivación.

¿Sientes que perdieron el campeonato en esa derrota ante Wanderers en Quillota?

Yo creo que perdimos muchos puntos, creo que esa tarde quedamos lejos, pero perdimos otros como contra Cobresal y Palestino, no le pudimos ganar a Audax, hemos perdido muchos puntos que hoy nos tienen muy lejos de la punta.

¿Realmente les afectó el eterno viaje de Asunción a Santiago?

El tema del desgaste en la Copa no es verso, podes escuchar que dicen los argentinos o brasileros y te van a decir lo mismo y siempre digo: lo que cansa no es el partido, son los viajes, la noche sin dormir. Después de jugar en Asunción esperamos mucho en el aeropuerto perdimos un entrenamiento y el domingo tuvimos que jugar en cancha sintética y con mucho calor.

¿Qué análisis hiciste de la derrota frente a Cruzeiro?

Fue una derrota fea y no se jugó bien, pero creo que el resultado fue muy abultado para lo que se vio el partido, Cruzeiro hasta el gol lo habíamos aguantado bien y pensábamos que transcurrido el tiempo se iban a desesperar y podíamos conseguir algo. Pero bueno, nos embocaron sobre el final y terminamos perdiendo feo, tuvimos el 3-2 y al final nos marcaron los dos goles que transformaron la derrota

Primero la derrota por cuatro a cero con Lanús, luego lo de Belo Horizonte. ¿Piensas que la “U” hipotecó todo lo ganado internacionalmente en los últimos años?

No, porque tengo amigos en Argentina que me cuentan del respeto que hay por la “U”. Fueron partidos puntuales ante grandes rivales, Lanús salió campeón después.

¿Tienes la esperanza de salir campeón de la Libertadores?

La esperanza siempre está, sobre todo por la confianza que hay en los compañeros. Sabemos que hay equipos que se preparan para salir campeón, por ejemplo Cruzeiro que allá dicen que este equipo es más fuerte que el que obtuvo el brasileirao, entonces uno piensa en eso y dice pucha ellos invierten y quieren la Copa Libertadores, nosotros también la queremos pero vamos por ella de diferente forma, vamos a luchar hasta el final y hasta que nos de la nafta

Varios referentes han declarado que a la “U” le ha faltado equilibrio. ¿Piensas que por fin encontraron ese equilibrio?

Estamos en un momento de equilibrio donde hemos ganado varios partidos seguidos, donde no nos han  marcado tantos goles, donde sabemos que podemos concretar y hemos sido inteligentes en estos partidos sin volvernos locos por querer atacar y yo me doy cuenta que la gente quiere que uno ataque los 90 minutos, pero la gente tiene que entender que este no es el mismo equipo del 2011 y una vez que entienda eso va a ser todo más fácil para nosotros y para ellos. Nosotros a veces queremos jugar al ritmo de la gente y las cosas no nos salen como nos pasó en el primer tiempo con Garcilaso donde estábamos muy apurados, muy imprecisos y vivíamos chocando. Cuando entendimos que había que poner una pausa o manejarlo de mejor manera lo pudimos ganar.

¿El clásico frente a la Católica es un ejemplo de ello?

Sí porque si vos analizas los clásicos en los últimos años tanto frente a la Católica como con Colo Colo ¿que hacen?, lo mismo que hicimos nosotros el otro día, nos esperan ordenaditos y saben que nosotros vamos a ir al frente y en algún momento vamos a quedar mal parados. Y bueno, cambiamos nuestra forma de jugar, le cerramos los espacios y los hicimos ver mal sacando una diferencia de tres a cero que no sé cuantas veces la “U” sacó esa diferencia allá arriba

¿Disfrutaste mucho el tres a cero?

Sí, lo disfruté mucho porque teníamos pendiente con la Católica ese clásico anterior, donde creo yo podía seguir jugándose ese partido, pero bueno ellos sacaron la ventaja de un error de un hincha nuestro, se aprovecharon y quedamos muy caliente con eso porque no estábamos tan lejos de pelear el torneo.

¿Si ganan los clásicos crees que la gente pase por alto el hecho de no pelear el campeonato?

Sí, para la gente el clásico es importante, fundamental. Nos queda Colo Colo, pero igual de importante es pasar a la siguiente fase de Libertadores

¿Cumpliste un ciclo en la “U”?

Me queda un año de contrato, vamos a ver qué pasa, estoy cómodo en la “U” pero no cierro puertas a nada

¿La idea es partir o quedarte?

Dentro de seis meses cuando tenga que negociar si querés hablamos otra vez, ahora sigo disfrutando el momento

¿Cómo tomas la idolatría de la gente?

Lo tomo con mesura y sé que la gente de la “U” es muy cariñosa conmigo, pero esto es de rendimiento y hay que seguir rindiendo al máximo porque esta institución te lo exige

¿Cómo lo haces para reiventarte en el éxito después que lo ganaste todo con este club?

El que ganó algo alguna vez quiere seguir ganando, porque saber que lo más lindo del fútbol es ganar y yo me levanto todos los días pensando en ganar un título, no es fácil porque hay rivales que quieren lo mismo, pero si yo me levanto y no siento las ganas de salir campeón, me dedico a otra cosa

La última. ¿Tu mejor gol y el que aún no haces?

Fácil, final de la Sudamericana contra la Liga. Y el que me falta es a Colo Colo

FLAVIO FRANCISCO MAESTRI, EL MONITOR PERUANO.

Imagen

“Guardo un recuerdo muy especial de la hinchada de la “U”, siempre he dicho que Los de Abajo es una hinchada muy especial que la voy a tener en el recuerdo toda mi vida. Es una hinchada que te aliente los 90 minutos, es raro encontrar una hinchada que te aliente los 90, que te empuje a conseguir resultados de buena forma, sin presionarte” Es el recuerdo de Maestri para la hinchada azul en una entrevista que le dio al sitio vamoleones.cl

Respecto a sus vivencias futbolísticas, no tuvo dudas a la hora de recordar momentos: “Recuerdo los goles en los clásicos, a Católica, a Colo Colo en el Estadio Monumental, que ganamos 1 a 0 el año que salimos campeones, el 99. Lo celebré mucho, el hincha de la ‘U’ lo celebró mucho, porque fue muy especial, porque hacía mucho tiempo que la ‘U’ no podía ganar en el Monumental, y lo hicimos, y me tocó a mí hacer el gol”.

Flavio Maestri vino a reforzar a Universidad de Chile en 1998, venía del Hércules de España y se puso a las órdenes del técnico Roberto Hernández.

El 19 de julio de ese año marcó su primer gol en torneos nacionales con la camiseta azul, fue a Puerto Montt en un empate a dos en el Estadio Nacional. En su primer temporada marcó 8 goles en 23 partidos disputados.

Ese torneo 1998 tuvo dos caras para la “U”, una primera rueda con muchos altos y bajos y una segunda rueda donde ganó casi todos sus partidos. La vuelta de Leo Rodríguez y el alza en su nivel de Pedro González que había llegado el torneo anterior se conjugaron para que la “U” peleara hasta la última fecha el torneo palmo a palmo con Colo Colo. 

Lamentablemente la liguilla se perdió por definiciones a penales frente a  la UC con penales desperdiciados por Leo y Musrri.

Flavio Maestri le marcó sus ocho tantos a Puerto Montt, Palestino, Huachipato, Osorno, U.Católica, Rangers y Audax Italiano (2)

A inicios de 1999 Roberto Hernández renunció a la banca azul y en su lugar asumió en forma interina, un desconocido César Vaccia que a la postre sería ratificado y levantaría la Copa número 10 para la “U”.

Maestri entró en la historia porque marcó el único tanto de la primera victoria azul por torneos nacionales en el Estadio Monumental.

En la temporada 1999 jugó 30 partidos (Recordemos que hubo dos ruedas y luego una liguílla, siendo el campeonato más largo de la historia). Marcó once goles a Colo Colo, Audax Italiano, La Serena, Palestino (2), Audax Italiano, Huachipato, U. Católica, Huachipato, Colo-Colo, Cobreloa.

El 2000 la “U” repitió el campeonato y ganó su tercer bicampeonato de su historia. Flavio Maestri estuvo lesionado gran parte de esa temporada, pero fue parte de ese equipo campeón.

En su última temporada con la camiseta azul (2001), Flavio no pudo conseguir el tricampeonato siendo que terminada la primera rueda, el equipo tenía una buena ventaja.

Jugó 21 partidos y sólo marcó 4 goles a Deportes Concepción, Rangers, Audax Italiano y S. Wanderers.

Flavio Maestri fue campeón en dos oportunidades del Torneo Nacional y de dos Copa Chile.

 

 

EL ESTADIO MECANO

Image

EL ESTADIO QUE TRAJO MOLINA DESDE BRASIL

Por Cristopher Antúnez S. y Aristeo Andrés

Uno de los primeros “padres” de la patria fue José Miguel Carrera, el “príncipe de los caminos”, como le nombró el poeta Pablo Neruda, por toda su entereza para soñar en construir un nuevo país lleno de ideales y prosperidad. Aquel que fuera el primer mandatario de la patria, empeñado en lograr la Independencia de Chile, sería el nombre elegido para el estadio de Universidad de Chile en 1980.

A finales de 1981, la Inmobiliaria Andrés Bello, realizaría la compra de un estadio mecano en Brasil pensado para cerca de 25 mil personas en dos millones de dólares. El puerto de Iquique se transformaría en su fatal destino y el óxido se encargaría de terminar el sueño azul.

Ese anhelado estadio era otro de los sueños del club azul para tener su independencia y lograr la ansiada localía. La historia de este fallido coliseo está lleno de mitos y hasta el día de hoy está en el recuerdo de todo hincha azul como otro de los intentos fallidos por tener un recinto propio.

Los años 80 no empezaban fáciles para el fútbol chileno. La mayoría de los clubes estaba en una seria crisis económica y la política de los préstamos de la ACF se veía en retirada ante las deudas que arrastraban los clubes. Hasta el archirrival de la “U”, Colo Colo, había realizado una Teletón el año pasado para reunir fondos.

En el fútbol chileno era una costumbre endeudarse sin límites para conseguir los mejores elementos y llegar al título. Con la soga al cuello, no quedaba más que pedir préstamos a la ACF. Con la inversión podrían llegar los triunfos deportivos y sus buenas recaudaciones o no tener suerte e irse a pérdida.

Para la “U”, la austeridad no era un tema nuevo, desde hace mucho tiempo que no pasaba buenos momentos económicos por la dependencia de la casa de estudios y hasta su presidente, Rolando Molina, decía que no era fácil manejar un club pobre que había tenido que dejar partir a varios futbolistas.

“Vamos a afrontar 1980 con dificultades, pero con los contratos renovados en las cantidades que el club pueda pagar… Nosotros tenemos un déficit de casi cuatro millones de pesos y nuestras perspectivas son las de no aumentarlo dentro de este año. Por eso, sólo habrá uno o dos refuerzos, pero siempre dentro de la línea modesta de 1979”, Molina reflejaba en la época este plan de pobreza.

Sin embargo, pese al mal momento económico que atravesaba el fútbol y el club en particular, la dirigencia de la “U” con la Inmobiliaria Andrés Bello, realizaba los intentos para seguir invirtiendo en el club y en su patrimonio.

Rolando Molina decía a inicios de los años 80: “Estamos empeñados en colocar las mil quinientas acciones para la Casa de Campo de la ´U´.  Valen 1.136 dólares cada una y se están colocando dentro de los socios de la Corporación. Eso va a permitir también construir el estadio, cuyas canchas ya se están haciendo” –El plantel está renovado y una cosa si es segura, vamos a gastar lo estrictamente presupuestado”

En el ámbito económico, en el país se sentía que la crisis era inminente. Sin embargo, parece que nadie se dio cuenta de esta situación y se decidió invertir en el peor momento posible. Fue ahí cuando la directiva azul tiene la iniciativa de cumplir el viejo anhelo del club azul y pensar en grande para tener su propio recinto. Cerca de dos millones de dólares de la época costarían los grandes perfiles y tribunas de acero que prometían formar el nuevo coliseo azul llamado “José Miguel Carrera”.

El recinto deportivo para más de 23 mil personas estaba prácticamente listo donde instalaría. ”El estadio se iba a construir en la comuna de Quinta Normal. El alcalde, un coronel que era fanático de la ´U´ (Juan Augusto Deichler), me dijo que hasta iba a pintar de azul las calles y los árboles”, recuerda Rolando Molina. (Libro A discreción, pág 77).

A mediados del  año 1980, se firmaría el convenio que contemplaba la ejecución de las obras y un crédito de U$6.500.000 para la construcción del estadio y financiamiento de la casa de campo “El Almendral”. Este acuerdo se realizó con la constructora brasileña D’Affonseca S.A.

Los dos millones de dólares de los perfiles de acero, más los costos de traslado, de desembarque y de almacenaje en Iquique serían gastos tremendos para la época.  “Teníamos el terreno y todo el estadio de acero en Iquique, pero no teníamos dinero para pagar el traslado y sacarlo de la aduana. Lo único que necesitábamos era una inyección de plata, fuera de la universidad, fuera del gobierno,… “, dice lamentándose Rolando Molina.

Las estructuras metálicas que se importaron desde Brasil se depositaron durante años en la Zona Franca de Iquique. Ingresarlos al país en 1987 significaba un valor superior a U$1.400.000 por concepto de derechos de almacenamiento, IVA y derechos de aduana. Una cifra que en ese momento era imposible de pagar y que terminaría sepultando las intenciones del estadio del club universitario.

Era una época en donde el gobierno militar tenía un modelo económico neoliberalista implementado por los denominados “Chicago Boys” en los que planteaban que el gasto del estadio debía ser mínimo y fomentar la inversión privada, además, habían otras necesidades antes de concentrarse en un estadio

Aparte de esta situación, la crisis económica explotó. El precio del dólar se disparó y Chile entero se fue a la quiebra. El sueño del estadio quedaba seriamente perjudicado y se buscarían otras formas para construir el estadio costara lo que costara.

 

La Gananga

Con el fin de recolectar dineros de cualquier manera posible, se lanzó la iniciativa de la “Gananga” de Universidad de Chile, donde era una “ganga” ganar.

Rápidamente, los distintos medios comenzaron a publicitar la realización de esta gran rifa que prometía miles de premios y regalos a los seguidores azules: televisores a color, furgones, y más productos eran los máximos regalos de la época.

La “Gananga” estaba visada por el mismo Ministerio del Interior, se publicó el decreto N° 227 en agosto de 1981 en que la Corfuch estaba autorizada a rifar el 26 de diciembre de 1981 los siguientes premios: 200 automóviles-furgones Mitsubishi; 500 televisores a color; 1.000 televisores blanco y negro; 500 equipos estereofónicos; 300 refrigeradores; 300 máquinas lavadoras; 300 cocinas; 100 pasajes al Mundial de España con gastos pagados y entrada también pagada; 5.000 calculadoras; 20.000 relojes y 5.000 bicicletas.

El costo para participar de este gran evento, con la consigna de “convertir a la ´U´ en la primera institución deportiva nacional” con la construcción del Estadio José Miguel Carrera y el impulso al área de los cadetes del club, era de $900 por comprar un talonario con cuatro cupones que debían ser pagados en el Banco del Estado por un valor adicional de $200.

Además de la Gananga para recaudar fondos, también se hizo una campaña para juntar socios ofreciendo la opción de ser socios honorarios del club comprando un asiento en el futuro estadio José Miguel Carrera que contaba con una maqueta y todo previsto.

José Borzutzky fue uno de los socios honorarios que compraron un asiento por aquella época. “En el año 1980 se acercó a mí el señor Alberto Albala, quien era directivo de la Corfuch en aquella época, para ofrecerme la posibilidad de ser socio vitalicio del club. Me informó que estaba listo el proyecto para construir el estadio de la ´U´ y que al aportar dinero uno obtenía la calidad de socio vitalicio. Se me entregó un carnet que tengo hasta el día de hoy. Recuerdo que había una maqueta donde estaba el futuro estadio de la ´U´. Por supuesto, yo le creí y fue como todo el mundo sabe, fue un proyecto que nunca llegó a cristalizarse”, dice resignado luego de más de tres décadas después de soñar estar viendo a su equipo en su propio reciento.

“No sé las razones por las cuales no se construyó el estadio, jamás las he sabido. Existen variados rumores de malversación de fondos y de malos manejos que nunca se comprobaron pero que tampoco se desmintieron. Yo creo que los dirigentes de la época tienen una alta responsabilidad en el proyecto abortado” agrega Borzutsky.

Tal como otros socios honorarios, José Borzutsky de 66 años, aun guarda con cariño su carnet de socio vitalicio con su foto. Un carnet con fondo azul y con la insignia del chuncho. Pese a toda la decepción por no realizarse el proyecto, el hincha azul nunca pensó en hacer una demanda y pudo usar su carnet para ir varios años comprando entradas rebajadas. “Espero que Azul Azul pueda cumplir su promesa del estadio”, dice aún esperanzado.

La gran “Gananga” finalmente nunca se realizó. Las cuentas no cuadraron y no había dinero ni siquiera para pagar los premios, a mayor abundamiento, el club quedó muy endeudado con Televisión Nacional por concepto de publicidad.

Los intentos por construir el estadio mecano perduraron y otra localización surgió como opción para esto. En el sur-oriente de la capital, en Américo Vespucio con Las Torres era la localización donde también se prometía realizar este proyecto. El club de fútbol tenía un comodato en este terreno donde realizaba sus entrenamientos.

El oxido dejó unos pesitos…

“Creo que nos convertiremos en una verdadera bodega de depósito de productos para el resto del país”, dijo el gerente de la naciente Zona Franca de Iquique (ZOFRI), Patricio Piña, en 1978, sin querer que con esa frase marcaría el destino del estadio mecano de Universidad de Chile.

Hay un punto que puede ser relevante en esta historia ya que la Zona Franca de Iquique había sido implementada el año 1975. En 1977 se aprueba el decreto con fuerza de ley N° 341 de 1977 en el cual el Ministerio de hacienda sentaba las bases de las Zonas Francas.

En un punto de este decreto dice: “Sólo en las zonas francas podrán realizarse también otros procesos tales como: armaduría, ensamblado, montaje, terminado, integración, manufacturación o transformación industrial (decreto ley 1.055, artículo 11º)”, ¿habrá afectado esta nueva plataforma comercial en el traslado del Estadio que quedara para siempre en la ZOFRI? ¿Se habrán enterado antes de traer el estadio que debían pagar y también hacer otras funciones solo en ese sector?

“El estadio mecano me costó un triunfo traerlo y pagué de mi propio bolsillo su traslado al puerto de Iquique. Cancelé el desembarque y su ubicación en las bodegas. No toqué una barra de acero. Lo único que sé es que directivas posteriores lo vendieron por partes, poco menos que por kilo. Liquidaron el proyecto más importante que teníamos que era el estadio propio”, recuerda Rolando Molina.

Con su tono fuerte, frontal, el ex presidente de Universidad de Chile en los años 90, René Orozco, afirma que ellos fueron los que finalmente terminaron vendiendo el estadio convertido en chatarra enmohecida en las bodegas de Iquique: “Debíamos muchísima plata por los derechos de aduana y lo rematamos. 30 millones pudimos sacar de los fierros que después se usarían con otros dineros para el proyecto de la Ciudad Deportiva”.

En síntesis, creada la Corfuch y la Inmobiliaria Andrés Bello,  Molina puso en marcha el proyecto de la ansiada casa azul: el “Estadio José Miguel Carrera” que en definitiva no fue más que una seguidilla de errores y equivocaciones de magnitud.

 De partida, es inentendible que Corfuch, adquiriese un estadio mecano en el extranjero sin tener siquiera un terreno determinado donde armarlo.

Luego, bastaba conocer algo de derecho aduanero para saber que siempre que se hace una internación hay que pagar derechos salvo alguna exención que en este caso no procedía y que tampoco se solicitó, ergo, se invirtió en algo que nació muerto. Incluso pagando la internación era improbable armar esa estructura sin tener un terreno adecuado para el efecto.

Con todo, la crisis del dólar también afecta los intereses de Corfuch por cuanto el crédito solicitado para comprar el estadio mecano, su internación y hasta las cuotas de compra de asientos de los socios eran en moneda de Estados Unidos, entonces la deuda de la “U” con el Banco brasilero se disparó, el arancel aduanero lo mismo y los socios dejaron de pagar sus cuotas conforme el alza experimentado. Hay que sumar lo anterior la multa diaria por usar las bodegas en la Zona Franca.

El club colgaba de un hilo y es por tal razón que cuando Molina llega a la ACF queda en la obligación casi moral, de ayudar a su ex club comprometiendo el patrimonio de todo el fútbol chileno.

El tema del estadio enclavado en Las Condes es diferente y reviste otras conclusiones. En ese caso el terreno si existió, no fueron vanas promesas de alcaldes como el caso del estadio de Molina y Cía, acá la Cormu le entregó al club de fútbol una propiedad emplazada en una de las zonas de más plusvalía del país y sobre la cual se hicieron dos proyectos serios debidamente autorizadas por la autoridad municipal.